domingo, 29 de agosto de 2010

¿QUE ME HA OCURRIDO?




Tenemos alojados en el albergue, a un matrimonio con sus dos hijos: Javier y una auténtica preciosidad de 10 meses llamada Silvia.

Unos papas muy orgullosos de sus pequeños, que te cuentan lo avanzados que van para su edad, y lo listos que son, que es cierto.

Javier hace 3 años a finales de septiembre, es por tanto de la misma edad que Teresa. He comentado al papi que una de mis hijas cumplirá la misma edad el 15 de octubre. La diferencia cronológica es mínima, apenas unos días, pero la realidad es que no tienen nada que ver el uno con el otro.

Me ha empezado a preguntar el papá por mi niña, para así continuar relatando las excelencias de su crío, y ... me he callado, no he querido seguir hablando de mi chica con SD.

No me apetecía explicar que ella esta a años luz de su hijo. ¿Que le cuento? ¿que mientras que su hijo salta y brinca, expresándose como un adulto, mi niña acaba de empezar a caminar?. ¿Que no solo no habla, sino que tardara un tiempo en hacerlo?.

Me negaba a ver la cara de sorpresa cuando les dijera que la niña tiene síndrome de down, y su ritmo es muy diferente. Como, de pronto, en una situación algo incomoda, intentan los demás reubicarse para explicarte que no pasa nada, que cada chaval es un mundo y todo lo demás de eternos niños, muy cariñosos, bla, bla y bla. 

Me he ido por la tangente, hacia un terreno mas cómodo: Raquel, Reyes o Mercedes. Sabia que con ellas podía presumir y salir airosa del trance.

¿Que me ha ocurrido?. Jamas me he avergonzado de mi sexta hija, mas bien al contrario, a todo el que quiera oirme les hablo de Teresa, pero ¿que ha sido lo que ha pasado?. ¿No es eso lo que me ha sucedido?. Pero ¿por que?. Me siento fatal.

Perdoname cariño mio, por no querer contar a un desconocido, los maravillosos progresos que haces y la tremenda suerte que tenemos de ser tus padres.

Por pasar de puntillas por tus avances que son un millón de veces mas valiosos que los de cualquier pequeño, porque tú luchas día a día por conseguirlos, y los otros no se dan ni cuenta de lo que han logrado.

Me dan ganas de ir al papi, y contarle que mi niña de casi 3 años tiene SD. Que no ha conseguido aun hacer ninguna de las cosas que si realiza su precioso peque.

Pero que Teresa es la hija mas maravillosa que hubiéramos podido soñar tener. Y aunque vaya mas lenta, disfrutamos muchísimo de ella, al igual que del resto de nuestras hijas. Y estamos muy, muy orgullosos de ser sus papas.

24 comentarios:

mamá (contra) corriente dijo...

No te sientas mal. La gente es verdaderamente pesada contando las alabanzas sobre sus hijos y comparando, no se dan cuenta de lo mucho que molestan!.

Alba Arroyo dijo...

Mi hermana tiene un transtorno de hiperactividad y un déficit de atención bastante importante. Creo que siempre recordaré cuando en su primer curso de infantil todos los niños salían con sus trabajos manuales preciosos y mi hermana salía con un desastre que enseñaba con la mayor ilusión del mundo.

Sus avances son más lentos, pero también hacen ver la vida con una nueva perspectiva.

Como siempre, mucho ánimo.

Maria dijo...

Yo tengo por compañera de cole a la tipica mama pestosa , que su niño esta mas alto que el mio que su niño tiro no se cuantos dientes ,el mio va retrasado en talla, denticion ,pero se que crecera mas despacio pero crecera ,cambiara los dientes ,cuando su cuerpo quiera y hara mil cosas ,mas tarde ,pero las hara ,no hagas caso y disfruta de tu hija.

isabell dijo...

Hola! Mercedes, es normal que q a veces tengamos estos sentimientos frente a la realidad de otros niños de la misma edad que los nuestros (esto puede durar toda la vida); pero aquí lo que tenemos que hacer es precisamente lo que estás haciendo Tú: escucharte, reflexionar y CONTINUAR, continuar como lo has estado haciendo, maravillosamente bien con Teresa y para Teresa; porque ella te aseguro es FELIZ así, las que sufrimos somos las mamás que no acabamos de aceptar "totalmente" como son a nuestros hij@s; aunque no sea lo que querramos.
Es parte de nuestro proceso, no te sientas mal; unas más temprano, otras más tarde, acabamos asimilando que estas diferencias van a ser toda la vida, pero nuestro amor también, y esto hace que cada vez, nos importen menos y las aceptemos más.
Así que ánimo! Toda tu familia es hermosa!

Paqui dijo...

De verdad que a veces algunos padres son la leche, si nos escucharamos desde fuera cerrariamos la boca para mucho tiempo.

No te preocupes ni te agobies, Teresa sabe quien es, el lugar que ocupa en casa en vuestro corazon y en muchas vidas de su gran familia y eso es mejor para ella.

Un beso y animo

Iñigo dijo...

No te martirices con esos pensamientos. No tienes porqué ser una mamá ejemplar todos los días a todas horas. Soy papá de una niña con Síndrome de Down y según con qué padres me encuentre hablo o no de ella. Odio las comparaciones, me da igual que mi niña empiece a andar más tarde que el resto. Y por eso no soy peor padre.

Para mí eres ejemplar, hastael punto de que he abierto un blog al estilo del tuyo. http://inigoalli.wordpress.com/

Un abrazo,

Diana Puig dijo...

Las comparaciones son odiosas, pero yo como madre si me dices que tu hija tiene SD y que sus progresos son maravillosos, lo entenderé mejor que si lo tratas de una forma diferente. La sociedad no sabe ni se pregunta qué es normal o que no lo es. Nosotros hacemos que sea diferente cuando dejamos de actuar con normalidad. Nunca jamás doy consejos, no me hace sentir bien, pero seré sincera contigo, intenta la próxima vez hablar de tu hija lo que quieras, sin pensar que es lo que pensará el otro, solamente piensa en tu hija y en lo que tú necesitas. Tienes este blog para compartir experiencias, pero si esas experiencias, esa cosas tan maravillosas que nos cuentas después en el día a día, en tu realidad verdadera, no lo exteriorizas no será tan beneficioso esta forma de comunicación.
Y nadie duda de lo que mucho que quieres a tu hijita y de lo orgullosa que estás de ella, te sientes así por algún motivo que tú solamente podrás analizar, pensar y como no aprender.
Un abrazo.
didi.

Edurne Beltrán dijo...

Es como el amor, por mucho que puedas explicar y detallar sobre él, sólo dirás una mínima parte de lo que amas a esa persona y jamás dirás todo. Es imposible. Así que el no decir nada de tu preciosa Teresa no quita que la quieras con todo tu corazón, como sé que haces.
Hace pocos días escribía en mi blog algo sobre la amistad, me ha recordado a ello.
Te sigo desde hace tiempo (también por Facebook, en mi familia también hay alguien con SD), estás más que invitada a Cartas a Los Míos.
Un abrazo, Edurne.

Mariaisabel dijo...

La gente puede ser tan impertinente!!!!!!!
No te sientas mal, por Dios! Tienes unas hijas maravillosas, TODAS!
Y tú otra mamá también maravillosa como ellas.
Sabes, mi primera amiguita en el cole, la que compartía pupitre conmigo, tenía S.D., cosa rara en esos tiempos que fuera a un colegio, pero su hermanita también iba y creo que por eso estaba allí. Fue la compañera más querida que he tenido, la adoraba. Debido a mi corta edad yo no tenía ni idea de que tenía S.D., solo veia que era un poquito más lenta que yo, pero siempre jugaba conmigo. Nunca se me ha olvidado, se llamaba Rosa.
Un gran abrazo
Mariaisabel

Anónimo dijo...

Creo que te exiges demasiado, quizas lo que debas hacer es observar tu reacción y aceptarla . No somos dioses, somos humanos. Consientelo un poco tal como lo has vivido,porque sino lo pasarás muy mal y creo que no es justo, bastante hacemos las madres como para no tolerarnos ni un momentito de flaqueza. Ana

ana pastor dijo...

Oh, llegamos al horrible mundo de las comparaciones, mi hija es bajita y todo el mundo se pasaba el dia contandome el percentil de sus hijos. A su edad y hasta los 14 años fui la más alta de clases, después veia crecer a todo el mundo y yo ponía tacones. En la Universidad me tenía el mote de la "Pequeñita".
Ander en comparación con los niños de su entorno es más bajito, no habla bien, pero hace dos años que no tiene pañales ni de dia ni de noche, tiene una magnifica elasticidad, se viste y come solo y tiene una inteligencia emocional muy superior a cualquier niño de su entorno, incluida su hermana.
Estoy convencida de que Teresa hace cosas que ese niño todavia no tiene ni conciencia de ello. Yo nunca le digo a nadie que Ander tiene SD, cuando lo ven que saquen sus conclusiones, mi hijo es un niño de 4 años con sus defectos y virtudes lo del sindrome es una anécdota.
Yo también quiero ser como ese niño, guapisima, superinteligente, alta y saber hacer de todo. Pero hija, soy mujer, algo gordita, de metro sesenta y cinco, es decir tirando a bajita, inteligencia media pero como dice mi madre : "Di la talla, otros todavia tienen que demostrarlo"

Anónimo dijo...

Hola Merce
Mirad este enlace
http://www.jcyl.es/web/jcyl/Familia/es/Plantilla100Detalle/1246988963464/_/1251181259188/Comunicacion

Carmen (TS)

Antonia Loretti dijo...

Hola Merce, no me conoces, pero hace un par de meses que entro en tu blog para leerte y saber de toda la familia. Reconozco que me siento cercana ... no me preguntes por qué.

Al igual que otras personas que te han escrito antes, reconozco que odio dar sugerencias, indicaciones , o recomendaciones de ningún tipo.... y por eso no lo voy a hacer. Solo tu sabes como te sientes, y tu poco a poco irás sintiéndote mejor con el tiempo, y decidirás cómo lo harás la próxima vez. Lo harás como sólo tu sabes hacerlo….con el mayor amor que pueda existir sobre el planeta, pues es tu hija y soólo tu la conoces y la amas hasta ese extremo. Simplemente tu lo harás mejor que nadie.

Sin embrago comparto con todas vosotros/as la aversión a las comparaciones... las odio dentro de la familia, y mucho mas cuando vienen de fuera de la familia. Y ya ni te cuento cuando no he pedido opinión pero no me queda otra que escucharlas.

Tengo tres niños, adoptados, y con cierto retraso escolar (para mi obvio, pues mientras otros niños jugaban con sus superjuguetes y sus superprogramas superestimulantes cerebrales........ los mios aprendian a buscar migajas de pan entre la arena o la tierra, para poder sobrevivir. Y se ve que lo hicieron muy bien, pues siguen vivos después de haber pasado sus tres primeros años de vida tirados en la calle, entre ratas)....

Odio las comparaciones, porque no son justas.
Odio las comparaciones porque suponemos que cuando un niño hace algo bien se debe a los padres... te están diciendo.. mira, mira que bien lo hago yo... y mira que mal lo haces tu... mira, mira

Pues no. No se debe solo a la educación.. no es todo mérito de los padres, o de los colegios. También está la biología, la genética, las condiciones de vida prenatal y postnatal.... pero el ser humano es así de egocéntrico... piensa que todo es merito nuestro.... y no es así.

Al final me he enrollado..... y no debería .
bueno, que solo quería decirte que no estáis solas.
Un beso enorme

ALEJANDRA dijo...

Mercedes:recuerdo cuando os conocí por la tele( el blog lo he descubierto después).¿Te acuerdas qué decías,algo así:"quiero que mi hija Teresa aquí sea Teresa, nada más". Recuérdalo, es Teresa, es tu hija, es un sol... y si los demás no lo ven,ellos se lo pierden. Espero que nunca te deprimas ni un segundo por gente sin una pizca de tacto, por no decir algo más fuerte...Repito: si no lo ven ell@s se lo pierden, TERESA ES UN TESORO, y su mamá otro!. Un abrazón!.

Mitchelthetiger dijo...

Mercedes a mi támbien me pasaba y lo daba muchas vueltas a la cabeza, debo o no debo contar a todo el mundo que Mitchel tiene un cromosoma más, pues al final es la persona que tienes delante la que se gana mi confianza, ahi gente que se merece saberlo y otros no.
un besote
Vaya panda de chicas más guapas!!!!
un beso

Alma dijo...

Lo mismo te digo, Mercedes, antes a lo mejor lo decía más pero ahora paso de dar tantas explicaciones, que cada uno saque sus propias conclusiones y como dice Carmen, cuando alguien merece saber como va la evolución de Mario pues se lo cuento. No le des más vueltas al asunto, de verdad que no merece la pena.
Besos.

Rose Holiday dijo...

No te sientas mal,Mercedes,no pidas perdón por algo que es natural..simplemente te has puesto a salvo,has puesto a salvo a Teresa de una comparación superficial,quizás,en una conversación totalmente superficial.
No soporto a los padres que comparan a sus hijos con los hijo sde los demás o que ponen como ejemplo a otros niños para hacer presión en los suyos propios.
Ni está bien comparar a niños en condiciones "iguales" ni a niños de sd con otros niños de sd,verás,mi hija tiene un amiguito en el cole,con 5 años,que tiene sd y con dos años ya caminaba perfectamente y empieza a hablar ahora ,razona que tiene a su madre-una bellísima persona, a quien admiro-alucinada...aunque se siente siempre en el punto de mira,siempre alerta y eso no debería ser así.
la sociedad es injusta,la vida no siempre lo es,no permitas que nadie ningunee a tu Teresa y dilo a todos esos padres que tienen hijos tan distinguidos ,con la boca grande y con el mismo orgullo que sostienes este maravilloso blog: ¡¡mi niña con sd es una campeona!!

NOELIA dijo...

Mercedes, no creo que te estés avergonzando, no veo por qué tienes que contar a un desconocido algo que no te apetece, hay gente muy pesada; yo hago lo mismo que Ana Pastor: es raro que vaya por delante diciendo que mi hijo tiene S.D., cuando alguno de los logros que se supone ya debería haber conseguido y algún desconocido se extraña, yo siempre digo: " es que Manuel lleva su propio ritmo" y punto. Un abrazo fuerte.

Si, pero no... dijo...

Hola a todos. Acabo de descubrir este blog. No quisiera que nadie se ofendiera pero la primera impresión, nada más leer este post, es que por mucho que digas lo maravilloso y contento que te sientes de tu hija, es más una voluntad que una realidad. Has actuado como un acomplejado. Espero estar equivocada.

Papis de Julieta dijo...

Hola Merce:
Coincido con Iñigo, no siempre tienes que ser la supermami, no siempre tienes que explicar, no siempre tienes que presumir los logros de Teresa.
Yo formo parte de esos padres que tienen hijas con SD y te entiendo, hay veces en las que simplemente escuchas, no era ni la persona ni el momento, estoy seguro que cuando alguien conoce a tu hija, se sensibiliza y te escucha con los oidos que debe.
Animo, no todo se trata de Teresa, y si habia que presumir logros regulares.....presume a tus hijas regulares, ya habrá momentos para hablar con mas sensibilidad y presumir a la pequeña triunfadora.
Saludos.

El blog de Tetuán por BeaBurgos dijo...

Llegué aquí por la blogoteca. Enhorabuena por este blog, por tu sinceridad, por desnudarte así en tus palabras. Con tu blog no sólo nos muestras la vida de una niña con síndrome de down, cosa de agradecer muchísimo porque seguro que a mucha gente en la misma situación le ayuda y a quien no lo está le conciencia, además nos enseña cómo es la vida de una madre pluriempleada y con mucha energía para luchar. Que se te críen bien esas preciosidades de niñas!

Anónimo dijo...

He llegado a este blog de casualidad, como suelen ocurrir las cosas importantes.
Necesitaba buscar a alguien que sintiera como yo y te he encontrado.
Mi hijo tiene TGD y cuantas veces he callado con remordimiento.
Estoy llorando porque por fin me doy cuenta de que no estoy sola.

Anónimo dijo...

simplemente has cedido a la presion absurda que la sociedad impone y muchos padres les encanta "divulgar"comparar a los niños es un deprte entre acomplejados en este pais de verdad, nunca lo he entendido, esa mini competitividadd desde las edades mas tempranas, como si estuviesemos en la carrera del mas y mejor. absurdo, pero real. no tienens que sentirte mal, solo eres un ser humano y la presion a veces se hace bufff.. en cualquier caso, ni siquiera creo que tuvieses que aclarar que teresa no hace las cosas que ese niño y si no las hace es por su SD. todos carecemos de algo, asi de simple.

Suni López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.